Advierten déficit nutricional por consumo de «leches vegetales»

NoticiasSAL0805_BellezaEl consumo de “leches vegetales” gana adeptos en Chile, y su oferta se ha diversificado. Se obtienen de las almendras, avellanas, soya, avena, coco y arroz, entre otros productos. Sin embargo, lo cierto es que estas bebidas ayudan a reducir el consumo de lácteos en un país que, en promedio, ingiere un 50% de los lácteos que recomiendan las guías nutricionales. Esto, según la Encuesta Nacional de Consumo Alimentario 2014, que agrega que solo el 23% de las personas cumple con la recomendación de comer tres porciones diarias de estos alimentos.

Frente a este panorama, los especialistas en nutrición coinciden en advertir que las leches vegetales no entregan el aporte de calcio y vitaminas que sí entrega la de vaca. Se trata de nutrientes que son muy necesarios para que los niños crezcan y se desarrollen de manera saludable. Por eso, para los pediatras es importante que los padres sepan que la leche de vaca es irreemplazable en los niños, sobre todo antes de los dos años.

No son leche

“Estos productos no deben llamarse leche, ya que no cumplen con la definición de este alimento que entrega el Reglamento Sanitario”, dice la doctora Sylvia Cruchet, pediatra y gastroenteróloga, directora de Extensión del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile.

Según explica, la leche materna es lejos la mejor, y ojalá se le dé al niño hasta el año de vida. La que le sigue en calidad nutricional es la de vaca. “Incluso, si el niño es alérgico a la proteína de esta leche, hay fórmulas especiales que se hacen con ella y se les puede dar hasta los tres años de edad”, agrega la especialista.

“Se les puede llamar bebidas lácteas, pero no leche, porque para usar este nombre debe contener proteína animal”, dice el doctor Francisco Moraga, pediatra y nutriólogo y past President de la Sociedad Chilena de Pediatría.

La leche tiene aminoácidos como la leucina y la valina, que son esenciales para el ser humano, porque el cuerpo no los produce, entonces hay que sacarlos de los alimentos. Y los vegetales no tienen las proporciones de estos nutrientes que sí tiene la leche.

Por eso, si la familia quiere ser vegetariana o vegana, según el doctor Moraga, es importante que el niño siga tomando leche. “Si no es así, habrá que darle suplementos que contengan calcio, hierro, ácido fólico y vitaminas D y B”, dice este profesional.

En su experiencia ha tenido que tratar a niños que por no tomar leche tienen problemas de crecimiento, e incluso algunos con retraso psicomotor, “porque la mamá es vegana estricta, y el niño tiene déficit de algunas vitaminas importantes para su desarrollo nervioso”, advierte.

Incluso, cuando la madre es vegana, su leche para amamantar a su hijo también tendrá déficit de varios nutrientes, por lo que también habrá que darle suplementos al niño.

La alergia a la proteína de la leche es un factor que ha llevado a muchas mamás a dejar de darle leche a su hijo.

“Tenemos la impresión de que se ha sobrediagnosticado esta condición. Por eso estamos haciendo un estudio para determinar la real cantidad de casos que hay de esta alergia en menores de dos años”, dice la doctora Cruchet. Esto, con el fin de que el Ministerio de Salud entregue la fórmula que se necesita para alimentar a estos menores, ya que es un producto caro.

2 a 3% es la incidencia estimada de alergia a la proteína de leche en los niños menores de dos años.

Fuente: El Mercurio, Vida Ciencia Tecnología, Chile. 27-07-15