Beneficios nutricionales del consumo de leche y productos lácteos para las personas adultas mayores

INTRODUCCIÓN

La alimentación es una actividad esencial y cotidiana para preservar la vida, la cual está asociada a factores biológicos, sociales, culturales, económicos y de salud que, en última instancia, son los que definen los patrones alimentarios de los individuos y los grupos.

En el caso particular de la población adulta mayor, se presentan características asociadas al proceso mismo del envejecimiento biológico, como la presencia de alteraciones de la salud y ciertas condiciones sociales (la jubilación, la viudez o la soledad), que inciden directa o indirectamente en su estado nutricional.

Es por tal motivo que la constitución de la dieta en personas ancianas, en términos de tipos y cantidades de alimentos, resulta un aspecto clave en la evaluación de la situación nutricional y de salud de las mismas. Lo anterior, por cuanto la satisfacción de las necesidades nutricionales es un reto cada vez más complejo, conforme las personas son más senescentes.

 

 

M Sc. Patricia Sedó Masís, Costa Rica.
Licenciatura en Nutrición y Maestría en Gerontología de la Universidad de Costa Rica. Posgrado en Administración Educativa de la Universidad Latina de Costa Rica. UCR desde el año 1989 y desde el 2001 ocupa el cargo de la Dirección de la Escuela de Nutrición. Investigación y docencia en el campo de la Ciencia de los Alimentos con énfasis en alimentos tradicionales y en el tema de nutrición de la persona adulta mayor.
M Sc. Shirley Rodríguez González, Costa Rica.
Licenciatura en Nutrición y Maestría en Nutrición Humana de la Universidad de Costa Rica. Centro de Educación Superior desde el año 2002. Actualmente Coordinadora de la Sección de Nutrición Humana Básica y es docente e investigadora en el Área de Ciencia de los Alimentos de la Escuela de Nutrición UCR.