Beneficios nutricionales y fisiológicos del uso de lácteos en la alimentación de la madre durante el embarazo y la lactancia

Introducción

El embarazo y la lactancia son períodos de requerimiento aumentado de nutrientes y de acentuados cambios fisiológicos en el organismo materno, necesarios para cubrir las demandas de crecimiento y desarrollo del feto y el recién nacido, y el metabolismo de tejidos maternos. Diversos estudios han demostrado que la inclusión de lácteos en la alimentación materna durante el embarazo y la lactancia contribuye a cubrir la demanda de calcio y otros nutrientes esenciales, favoreciendo el crecimiento y desarrollo óseo fetal y la protección de la masa ósea materna. Otros beneficios documentados incluyen reducción del riesgo de complicaciones en el embarazo, como hipertensión y pre-eclampsia, del riesgo de hipertensión y dificultad respiratoria infantil, y de exposición del feto y del recién nacido al plomo.

 

Carmen Marino Donangelo
PhD en Nutrición (University of California, Berkeley, USA). Profesora Titular de la Escuela de Nutrición y Dietética, Universidad de la República, e investigadora del SNI (Sistema Nacional de Investigadores), de Uruguay. Fue Profesora Titular del Instituto de Química, Universidade Federal do Rio de Janeiro, e investigadora del CNPq (Conselho de Desenvolvimento Científico e Tecnológico), de Brasil.