El recorrido histórico de la leche

La leche es un producto básico consumido ya desde el neolítico y con el paso de los años ha ido adaptándose a las necesidades del consumidor gracias a los avances tecnológicos dentro de la industria lechera. Este es el recorrido histórico que desarrolla el profesor Ángel Gil:

  • Centrales lecheras: En los años 50 aparecieron las centrales lecheras en España y su obligatoriedad de higienización del producto en ciudades de más de 50.000 habitantes. Según Gil, este hecho, supuso un hito fundamental no tanto en relación a los aspectos nutricionales sino en cuanto a los aspectos de seguridad; se redujeron muchas enfermedades, entre ellas la tuberculosis.
  • Pasteurización y esterilización: En los años 70 y 80 se desarrollaron los procesos de pasteurización y de esterilización a altas temperaturas lo que ha permitido llevar la leche a poblaciones más lejanas en las que ya se higienizaba. Se aprecia una incidencia notable en la disminución de la desnutrición, así como en la mejora del crecimiento y desarrollo de la población.
  • Leche desnatada y semidesnatada: A mitad de los años 70 empiezan a aparecer las leches desnatadas y semidesnatadas debido a la existencia de la preocupación por las ingestas excesivas de energía.
  • Leches de composición adaptada: Ya en el año 1978 aparecen las normas de la Sociedad Europea de Gastroenterología Hepatología y Nutrición Pediátrica que precisan que la importancia de la adaptación de las leches infantiles, concretamente, de las leches para lactantes. Este momento supone un hito en toda Europa y en España porque además aparecen las leches de composición adaptada a los requerimientos nutricionales de otro tipo de poblaciones.
  • La detección de la intolerancia a la lactosa ha mejorado

Según el presidente de la Finut, Ángel Gil, en España tenemos unos valores de intolerantes a la lactosa en torno al 20 por ciento; esto no significa que haya más ahora que hace 50 años.

Han mejorado los métodos de diagnóstico gracias a la aparición de técnicas como el test de aire espirado, capaz de diagnosticar fácilmente intolerancias tras la ingesta de un vaso de leche.

El presidente de la FEN recomienda que los niños de uno a tres años tomen leche de composición adaptada aunque no al mismo nivel que las leches indicadas para niños de 6 a 12 meses.

Uno de los problemas más comunes y graves, suele ser la anemia en los niños que aparece después de la lactancia materna por lo que advierte que la leche suplementada con hierro tienen una incidencia positiva en el niño.

Fuente: Debate, México.