Encuesta sobre consumo de lácteos

NoticiasSAL0729_Tetra-encuestaQuienes respondieron la encuesta del estudio realizado por Tetra Pak , en promedio, consumen leche cinco días a la semana, y el desayuno es la ocasión de consumo más popular. La leche se bebe más comúnmente en casa y, generalmente, se compra en supermercados o hipermercados.

Cuando se les preguntó si podían pensar en alguna desventaja o preocupación asociada con la leche, la mayoría (61% en total) no pudo nombrar ninguna. Para el resto, la intolerancia a la lactosa —un verdadero problema para algunos (8% la citó en general), pero que se supera con facilidad— es la principal preocupación.

Esto es a pesar del hecho de que el 63% era consciente de los debates acerca de las bondades de la leche para la salud humana. Estaban casi tan familiarizados con los mitos más comunes: por ejemplo, que los adultos no deben tomar leche, ya que no se ajusta a sus necesidades nutricionales, o que la leche contiene hormonas del embarazo de las vacas. No es de sorprender que los encuestados dijeran que escucharon acerca de los debates principalmente a través de Internet y del boca a boca. Internet registra un porcentaje particularmente alto en los mercados en desarrollo, como China (79%) y Tailandia (65%).

Sin embargo, después de abordar estos problemas, el 82% no expresó ninguna duda sobre las bondades de la leche, y el 84% dijo que planeaba seguir consumiendo leche de forma normal. En general, el 31% no cree las historias negativas en absoluto y el 52% cree que cualquier negativa se debe al consumo excesivo.

Incluso entre aquellos que dijeron que ya no beben leche, dos tercios no estaban preocupados por los debates, sino que redujeron el consumo de leche debido a otras cuestiones. La edad promedio a la que habían dejado de beber leche fue de 28. Las principales razones citadas fueron que cambiaron los hábitos sin un motivo en particular (27%) o que ya no les gustaba el sabor (26%).

El factor que más probablemente haría que los encuestados consumieran más leche (y que alentaría a quienes no beben leche a consumirla nuevamente) sería si contuviera calcio extra, lo que demuestra, una vez más, lo mucho que se valora la leche por sus nutrientes.

Por supuesto que hay matices locales en la forma en que se percibe la leche. En los países en desarrollo, tiende a considerarse un alimento, preciado por su valor nutricional sobre todo; mientras que en los mercados más maduros, la leche a menudo se asocia primero con el sabor y los refrigerios.

El tipo de leche más popular puede depender de factores culturales y ambientales que pueden variar de un país a otro; sin embargo, la leche blanca entera sigue siendo la más popular en general.

En China y el sudeste asiático, la leche es considerada una adición saludable a la dieta local, mientras que, en los mercados más maduros, generalmente se considera una bebida tradicional, a menudo con una fuerte asociación a la infancia y al hogar.

El valor nutricional de la leche para los niños es cierto en todas partes, pero se valora sobre todo, en el mundo en desarrollo. En general, en los países desarrollados la leche se consume en todas las edades, pero a menudo alcanza su punto máximo en la infancia, a veces con otro incremento en la vida adulta.

La continua y fuerte creencia de los consumidores modernos en la bondad de la leche probablemente no sorprenda. Se basa en décadas de investigación probada que demuestra que la leche proporciona energía y nutrición, difíciles de reemplazar. Además, cada año, nuevos estudios agregan información a los beneficios para la salud que ya conocemos.

Las verdades universales sobre la leche
  • La leche es un alimento nutricionalmente denso que contiene una gama de nutrientes que solo se encuentran juntos de forma natural en fuentes lácteas.
  • La leche es rica en calcio y otros nutrientes necesarios para fortalecer los huesos y los dientes (como el fósforo y el potasio).
  • La leche contiene proteínas de alta calidad, necesarias para fortalecer y mantener la masa muscular.
  • La leche contiene nutrientes y micronutrientes que son esenciales para la salud y que desempeñan un rol en la función nerviosa y muscular, la liberación de energía, la visión, la coagulación de la sangre y la formación de glóbulos rojos, la digestión, la presión arterial, la salud de la piel, el sistema inmunológico, la función psicológica y el crecimiento.
El efecto de la matríz de la leche
  • Es posible obtener de otros productos alimenticios todos los nutrientes que se encuentran en la leche, pero no siempre es fácil hacerlo, y parece que hay algo especial acerca del paquete nutricional de la leche.
  • La leche es un alimento complejo, y los beneficios activos para la salud de los nutrientes individuales que contiene parecen ser mayores cuando se combinan en la leche que si provienen de una variedad de fuentes: este es el “efecto de la matriz de la leche”. Por ejemplo, los efectos de la leche en la salud ósea pueden deberse, en parte, a las interacciones positivas del calcio, las proteínas y el fósforo entre sí y con la lactosa y los péptidos bioactivos durante el proceso digestivo, en lugar de simplemente a un “efecto del calcio”, como se suponía anteriormente.
  • “La leche y los productos lácteos son excelentes fuentes de calcio, un mineral que se ha relacionado con la prevención y el tratamiento de la hipertensión, la obesidad y la osteoporosis.
  • Los productos lácteos también actúan en la prevención de la caries dental, el síndrome metabólico, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus tipo 2, los cálculos renales y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer (colon y mama).
  • El consumo de leche también ha demostrado beneficios para la práctica de deportes.”

¿Los adultos necesitan leche en su dieta? La mayoría de las guías alimentarias recomiendan la leche y los productos lácteos como parte de una dieta saludable. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), “la leche y los productos lácteos son ricos en nutrientes y proporcionan proteínas y nutrientes de alta calidad y de fácil absorción y, si se consumen en cantidades adecuadas, pueden beneficiar tanto a las personas vulnerables nutricionalmente como a las personas saludables” .

¿Qué es la intolerancia a la lactosa? A algunas personas les cuesta digerir la leche. Esto se debe a que su cuerpo no produce suficiente cantidad de la enzima lactasa que es necesaria para digerir la lactosa que contiene la leche. Dicha intolerancia a la lactosa puede desarrollarse en los niños después del destete, o a veces puede afectar a las personas en su vida adulta, cuando disminuye su producción de lactasa. La intolerancia a la lactosa en los bebés es extremadamente rara. El índice de intolerancia a la lactosa difiere significativamente entre los diferentes grupos étnicos y las diferentes regiones. Sin embargo, ahora que los productos sin lactosa están ampliamente disponibles, la intolerancia a la lactosa ya no es una barrera para disfrutar de los beneficios de la leche.

¿Puedo obtener los mismos nutrientes de otras fuentes y alternativas no lácteas? Sí, usted puede obtener la nutrición que brinda la leche de una serie de otras fuentes, aunque, como señala la FAO: “la biodisponibilidad de algunos nutrientes de la leche, como el calcio, por ejemplo, es alta en comparación con la de otros alimentos”, lo que significa que para obtener los mismos efectos, usted quizás deba consumir una mayor cantidad de calcio de otras fuentes. Las bebidas no lácteas (proteína vegetal) a menudo son menos nutritivas que la leche, por lo que usted necesita consumir una cantidad mucho mayor (o conseguir nutrientes clave de otra fuente) si tiene la intención de utilizarlas para reemplazar la leche en su dieta.

¿Cuál es la cantidad recomendada de leche por día? No hay recomendaciones globales sobre el consumo de leche y de productos lácteos, pero la mayoría de los países tienen directrices nacionales que se basan en una variedad de factores, tales como la composición de la dieta local, y que varían muy ampliamente. La mayoría de los países recomienda de una a tres raciones al día.

En los últimos años, la proteína, una parte natural de la matriz de la leche, se ha convertido en una palabra de moda en el ámbito nutricional. Las afirmaciones científicamente respaldadas sobre el rol de la proteína en la pérdida de peso (debido a que mantiene la sensación de saciedad durante más tiempo) y en el buen estado físico (ya que ayuda a la recuperación después del ejercicio) ahora se aceptan ampliamente, tanto es así que el 20% de los consumidores de productos lácteos prioriza la afirmación “rico en proteínas” cuando elige alimentos y bebidas. La leche contiene una proteína de calidad particularmente alta (80% caseína y 20% suero de leche) que proporciona todos los aminoácidos esenciales para la síntesis y la reparación muscular.

Esto, combinado con el contenido de líquidos y electrolitos de la leche para la rehidratación, la convierte en la bebida perfecta después de hacer ejercicio. La proteína de la leche también puede jugar un rol en el mantenimiento de la masa muscular de las personas mayores.

Fuente: Food News Latam. 26-06-2015