España: ¿A qué se deben las variaciones de consumo de lácteos en los últimos tiempos?

noticiasSAL0822_españa_lecheLa leche ha sido siempre un alimento esencial en la dieta de adultos y niños. Tanto es así que está entre los alimentos de consumo diario de la pirámide nutricional, como se puede apreciar en la Guía para las familias, Alimentación Saludable publicado por el Ministerio de Sanidad y Consumo. En todas las neveras del país había siempre leche preparada para consumir. Sin embargo, en los últimos años, se ha apreciado una bajada en el consumo que ha llamado la atención de los expertos. Apenas hace dos años, el Informe del Consumo de Alimentación en España, publicado por el Magrama (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) alertaba sobre el tema. Y la tendencia sigue a la baja.

Especialistas en nutrición encuentran los motivos en informaciones poco acertadas que se difunden por Internet con total impunidad. Ángel Gil, Presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición y Catedrático del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada: “La mala fama de la leche se debe a una serie de informes no científicos que aparecen regularmente en los medios de comunicación, redes sociales y corrillos pseudocientíficos, que difunden falsos mitos sobre este alimento”. Pero estas ideas tienen poco funamento. Tanto es así que desde la Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut) se han publicado informes llamando la atención sobre el peligro que la ausencia de leche puede suponer en el organismo.

Gil incide en ello: “La leche es indispensable para el desarrollo y crecimiento de los sujetos. Tiene todos los nutrientes, todos los aminoácidos. Aporta proteínas de alto valor biológico e hidratos de carbono, fundamentalmente en forma de lactosa. También es importante por su misión energética —grasa—, y minerales como el calcio, el fósforo, el zinc, el sodio y el potasio, que participan en la estructura ósea y en la de los dientes. Así como vitaminas del complejo B y vitaminas A y D, todos ellos con importantes funciones en el organismo”. Dado su valor nutricional, a nadie le puede extrañar que se recomiende una ingesta diaria de leche y derivados lácteos equivalente a entre dos y cuatro raciones diarias en función de la edad y del estado fisiológico del consumidor. Así se indica en el informe La leche como vehículo de salud para la población, publicado por la Fundación Española de la Nutrición.

Fuente: El País, España. 17-8-2016