¿Estás consumiendo suficientes lácteos?

La inclusión de leche y sus derivados en la dieta es importante en todas las etapas de la vida por su enorme aporte nutricional. Conoce más al respecto.

Los lácteos y sus derivados contienen nutrientes (proteínas de alto valor biológico, grasa, lactosa, calcio, fósforo, potasio, vitaminas A y D, B6 y B2, entre otros).

Por este motivo, los expertos recomiendan consumir una media de 2 a 3 raciones diarias de leche y productos lácteos (de ellos, preferiblemente yogures naturales, leches fermentadas, queso fresco u otros quesos) dependiendo de la edad, la actividad física, el estado fisiológico y en el marco de una dieta moderada, equilibrada y de calidad nutricional.

Asimismo, en cada etapa de la vida, los productos lácteos ejercen un papel concreto según el grupo de población. Además, de ser un alimento básico durante la primera etapa de la vida, la infancia y la adolescencia, es recomendable que se tomen entre 3 y 4 raciones al día, ya que las proteínas que contienen son necesarias para el crecimiento y desarrollo normales de los huesos y su grasa particular es esencial para que los minerales y vitaminas sean fácilmente absorbibles y metabolizados apropiadamente.

Durante el embarazo y la lactancia, aumentan las necesidades de calcio, por lo que se puede conseguir este aporte, a través de consumo de 3 a 4 porciones de lácteos y derivados. De hecho, aproximadamente la mitad de las mujeres gestantes no están consumiendo las raciones de lácteos diarias recomendadas por los expertos.

En el grupo poblacional de mayor edad, es recomendable el consumo de entre 2 a 4 al día, ya que los lácteos son una fuente de calcio, por lo que contribuyen a la salud ósea y de los músculos para un envejecimiento de calidad.

Cada ración equivale a un vaso de leche de 6.5 onzas, dos yogures, 4.5 onzas de queso fresco, una onza de queso semicurado o menos de una onza de queso curado, por ejemplo.

Otros beneficios
El portal sialaleche.org destaca algunos beneficios de consumir leche y sus derivados. Toma nota.

1. Ayudan en la presión arterial

Se ha relacionado una menor probabilidad de padecer hipertensión con la ingesta de calcio y vitamina D en la dieta, los cuales están presentes en los lácteos, .

2. En el sobrepeso y la obesidad

Los niños que consumen mayor cantidad de calcio, contenido sobre todo en la leche y los productos lácteos, tienen un menor índice de masa corporal (IMC), lo que podría disminuir su riesgo de padecer obesidad en la edad adulta.

3. Disminuyen los niveles de colesterol

De acuerdo con sialaleche.org, hay evidencia científica con respecto a la disminución de los niveles de colesterol como consecuencia del incluir en la dieta yogur y leche.

Fuente: Elsalvador.com. 30-5-2019