Expertos indican importancia niños coman carne roja, pescado azul y lácteos

noticiasSAL0515_expertos_recomiendanExpertos en nutrición infantil han incidido en la necesidad de que los niños coman pescado azul, carne roja y lácteos para garantizar el aporte de hierro, vitamina D y Omega 3 para el correcto desarrollo de sus funciones motoras y cognitivas y para prevenir enfermedades autoinmunes.

Lo han hecho en el marco de la segunda edición del curso de Avances en Nutrición Infantil, organizado por la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut) en Granada, en el que han recalcado la relación entre los aportes necesarios de estos nutrientes y el correcto desarrollo de los menores.

Los expertos han incidido en el papel que desempeña la alimentación en esta relevante etapa del crecimiento, porque incide de manera directa en el desarrollo de las funciones de tipo motor y cognitivo, así como en la agudeza visual y en la prevención de alergias y enfermedades autoinmunes.

El presidente de la Finut y catedrático de Bioquímica de la Universidad de Granada, Ángel Gil, ha apostado para garantizar ese consumo recomendado mediante el consumo habitual de alimentos como el pescado azul, los lácteos y carnes rojas, a lo que ha sumado hábitos saludables como una exposición solar moderada y una vida activa.

“El niño tiene unas necesidades nutricionales específicas en función de su edad, y su alimentación debe ser adecuada para alcanzar dichas necesidades”, ha explicado Gil, que ha subrayado la necesidad de asegurar la ingesta de vitamina D, porque influirá en la salud futura del menor.

Gil ha explicado que el Omega 3, el ácido graso más abundante en el cerebro, marca su formación, estructura y funcionamiento e influye en el desarrollo de este órgano y de las retinas, por lo que ha abogado por dar a los más pequeños al menos 100 miligramos al día de este nutriente.

Los expertos de este curso organizado por la Finut con la colaboración del Instituto Puleva de Nutrición han explicado que las carencias nutricionales de los niños se pueden suplir con leche de crecimiento, normalmente enriquecida en hierro, vitamina D y Omega 3, y de consumo diario en la mayoría de los hogares.

 Fuente: La Vanguardia, España. 23-03-15