Grasa beneficiosa de la leche: lípidos polares y su efecto protector contra enfermedades

INTRODUCCIÓN

La grasa láctea ha contado con muy mala prensa en los últimos años debido a su perfil saturado, asociándose su ingesta con enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, cada vez hay más evidencia científica del efecto beneficioso para la salud de determinados componentes de la grasa de la leche, como el ácido butírico, el ácido linoleico conjugado o los lípidos polares.

Los lípidos polares, que engloban a fosfolípidos y esfingolípidos, son una clase de lípidos presentes principalmente en la membrana del glóbulo graso de la leche. En los últimos años, estas moléculas bioactivas han suscitado un gran interés por sus múltiples beneficios para la salud. La prevención del cáncer de colon, la disminución de los niveles de colesterol, su efecto bactericida y la mejora de la función cerebral son algunas de las propiedades atribuidas a esta fracción lipídica de la leche.

 

Lic. Lucía Gayoso
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Licenciada en Ciencia y Tecnología de Alimentos. Universidad Autónoma de Madrid. Investigadora en el área de I+D en Innolact S.L. Colaboradora en el área de Nutrición y Alimentos Funcionales en el Centro Tecnológico Lácteo CT LACTEO), Galicia, España.