¿Por qué los niños menores de cinco años no deben tomar bebidas vegetales?

Actualmente se ofertan en el mercado una amplia variedad de bebidas dirigidas a niños. Sin embargo, expertos de cuatro organizaciones de salud advierten que niños menores de cinco años no deben de consumirlas.

Entre las bebidas que se jactan de ser aptas para niños y que no lo son, están las bebidas que son fuentes de azúcares añadidos, incluidas las leches saborizadas (por ejemplo, chocolate, fresa), bebidas azucaradas y bajas en calorías.

De acuerdo a la conclusión de Healthy Eating Research los padres deben evitar dar a niños menores de cinco años las bebidas con cafeína, así como las leches de origen vegetal (por ejemplo, almendras, arroz, avena), pues no proporcionan un valor nutricional necesario para el desarrollo temprano.

“Existe la idea errónea de que de alguna manera las leches vegetales son iguales a la leche de vaca, pero ese no es el caso “, afirma Megan Lott, una de las autoras de estas recomendaciones y subdirectora de Healthy Eating Research.

Según la Loft, la mayoría de bebidas de origen vegetal no proporciona suficientes nutrientes esenciales, como la vitamina D y el calcio, que los niños en crecimiento necesitan en esta etapa vital del desarrollo.

Las 4 organizaciones representadas en el panel de expertos son Academia de Nutrición y Dietética, la Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica, la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón bajo el liderazgo de Healthy Eating Research (HER), una organización líder en investigación de nutrición, y con fondos del Fundación Robert Wood Johnson (RWJF).

Los expertos recomendaron lo siguiente:

  • Bebés de 0-6 meses solo necesitan leche materna o una fórmula substitutiva de esta (en el caso de que no se le pueda dar el pecho).
  • A partir de los seis meses además de leche podemos empezar a darles pequeñas dosis de agua, combinadas con la incorporación de la comida sólida.
  • Los niños menores de un año, no deben tomar zumos.
  • Niños entre 1 y 2 años tomen de dos a tres tazas de leche entera al día. También pueden tomar agua y un poco de jugo, siempre y cuando sea 100% natural.
  • Niños de 2 a 5 años deben tomar leche y agua.
  • Infantes de 2 y 3 años, no deben tomar más de dos tazas de leche descremada o baja en grasa al día.
  • Los de 4 y 5 años es mejor no sobrepasar más de dos tazas y media de leche descremada o baja en grasa al día.
  • “Estas recomendaciones consensuadas proporcionan una base sólida para nutricionistas y nutricionistas registrados y profesionales de la salud para apoyar el crecimiento físico y cognitivo óptimo y desarrollo de los niños”, señaló Terri J. Raymond, presidente de la Academia de Nutrición y Dietética.
Fuente: La Opinión, Estados Unidos. 12-11-2019