La vitamina D mejora la presión arterial de los niños

Otro benficio entre los jóvenes es que cuando reciben suplementos con la sustancia relacionada con los huesos aumenta su sensibilidad respecto a la insulina.

La vitamina D está relacionada directamente con una mejor salud ósea. Los alimentos ricos en esta sustancia como la leche y el cereal ayudan con la absorción del calcio. Pero también podría ayudar con otros aspectos relacionados con la obesidad como la presión arterial o la sensibilidad a la insulina, según un estudio del Hospital de Pittsburgh (Estados Unidos).

El informe, publicado en la Revista Americana de la Nutrición Clínica, señala un factor hasta ahora poco conocido de la vitamina D. A pesar de conocerse su importancia en el sistema nervioso, muscular e inmunitario, no se había comprobado su influencia en la circulación de la sangre y en la sensibilidad a la insulina. “Las recomendaciones actuales para tomar vitamina D están vinculadas a una salud ósea óptima. Pero sabemos que está involucrada en algo más que en el refuerzo de huesos sanos. Puede activar y desactivar los genes que dirigen a nuestras células a regular los niveles de glucosa en sangre y la función inmune y vascular”, señala Kumaravel Rajakumar, profesor de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y autor principal del estudio.

Los científicos comprobaron que la mayor parte de los 225 niños con sobrepeso a los que suministraba un suplemento con esta vitamina durante meses mostraban mejorías tanto con la presión arterial como con la hormona que se encarga de regular la glucosa en la sangre. El experimento incluyó también a niños de raza negra porque las personas con la piel más oscura tienen mayor deficiencia de vitamina D por sus mayores cantidades de melanina en el organismo. Ya que esta sustancia se activa principalmente con la luz solar y la melanina ejerce de protectora, suelen sufrir una desventaja a la hora de activar la producción de vitamina D. También los lugares en los que la luz solar es limitada suelen suponer poblaciones con deficiencias de esta vitamina.

El estudio no mostró otras mejoras en los factores que influyen en la salud cardiovascular o con la metabolización, pero el descubrimiento permitió atisbar beneficios para los jóvenes. La mayor sensibilidad a la insulina rebaja el riesgo de diabetes y la presión arterial más baja suaviza el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y enfermedades renales. Por ello, los científicos recomiendan vigilar y suministrar cantidades de vitamina D adecuadas a los niños ya que no se han registrado efectos secundarios negativos.

Fuente: Deporte y vida, España. 26-01-2020