¿Sabías que las vacas que comen hierba dan mejor leche que las que comen pienso?

noticiasSAL0328_pastoLa producción ecológica mejora la calidad de la grasa y eleva el contenido de omega-3, según dos estudios de la Universidad de Newcastle.

El debate sobre las diferencias entre los alimentos de producción ecológica (productos orgánicos o bio) y los alimentos de producción convencional sigue calentándose.

Aparte de la percepción personal que podemos tener sobre las bondades de unos u otros productos, durante los últimos meses han proliferado los estudios de científicos en los que se comparan las características de alimentos como los tomates, las frutas, la carne o la leche.

Los elementos más recientes de esta controversia han sido publicados este mes de febrero en la revista especializada British Journal of Nutrition y han sido difundidos de forma muy elogiosa por la Universidad de Newcastle (Reino Unido), de donde proceden buena parte de los autores.

En uno de los artículos, el equipo internacional liderado por el profesor Carlo Leifert recopila los resultados de 170 estudios sobre las características de la leche de vacas de producción ecológica y no ecológica; mientras que en el segundo de los trabajos publicados ahora se comparan los datos de 67 estudios anteriores sobre características nutricionales de la carne de vacuno de producción ecológica y no ecológica.

Mejor perfil de grasas en los ‘ecológicos’

El resumen difundido por la Universidad de Newcastle destaca que en estos estudios, “se han encontrado diferencias claras entre la leche y la carne orgánica y convencional, especialmente en términos de composición de ácidos grasos, y las concentraciones de ciertos minerales esenciales y antioxidantes”.

Los datos de los estudios revisados muestran que la leche de producción ecológica y, también pero en menor medida, la carne ecológica tienen perfiles de grasa más beneficiosos para la salud humana que la leche y la carne de producción convencional.

Los autores destacan que, según los estudios analizados, la gran diferencia entre ambos tipos de productos parece estar relacionada con el hecho de que las vacas de producción ecológica se alimentadas principalmente de hierba mientras que los animales de producción convencional reciben buena parte de su alimentación en forma de piensos.

Beneficios del cambio de productos

Lo más importante en el resultado de estos estudios, según la versión facilitada por la Universidad de Newcastle, es que substituir el consumo de leche convencional por leche de producción ecológica supondría para un consumidor medio un beneficioso aumento de la ingesta de omega-3 sin aumentar las calorías y grasas saturadas indeseable.

“Por ejemplo, medio litro de leche entera de producción ecológica (o ingesta de grasa equivalentes de otros productos lácteos como mantequilla y queso) proporcionan aproximadamente un 16% (39 mg) de la ingesta recomendada diaria de omega-3, mientras que se se toma la misma cantidad de leche de producción convencional sólo se consigue el 11% (25 mg) del omega-3 recomendado”, destaca la nota universitaria oficial.


Otros cambios positivos en los perfiles de grasa incluyen los niveles más bajos de ácido mirístico y palmítico en la carne de producción ecológica y una menor proporción de omega-6 /omega-3 en la leche ‘ecológica’. También se observaron altos niveles de vitaminas solubles en grasa como la vitamina E y los carotenoides y 40% más de CLA en la leche de producción ecológica, destaca la Universidad de Newcastle.

El profesor de la Universidad de Newcastle Carlo Leifert, quien dirigió los estudios, explica de esta forma la importancia del nuevo trabajo: “La gente elige la leche y la carne orgánica por tres razones principales: la mejora del bienestar de los animales, los efectos positivos de la agricultura ecológica en el medio ambiente y los beneficios para la salud percibidas. Sin embargo, se sabe mucho menos acerca de los impactos sobre la calidad nutricional, de ahí la necesidad de este estudio”.

”Varias de las diferencias observadas se derivan de la producción ganadera ecológica y son provocados por las diferencias en la intensidad de la producción. Los animales criados al aire libre a base de pastos producen leche y carne con más ácidos grasos deseables, tales como los omega-3, y la más baja en ácidos grasos que pueden provocar enfermedades del corazón y otras enfermedades crónicas”, indica Carlo Leifert.

Lectura escéptica de los resultados

Los estudios liderados por Carlo Leifert han vuelto a encender los ánimos en algunos sectores de la comunidad científica.

El profesor Steven Novella, neurólogo clínico estadounidense conocido por su actividad en el movimiento escéptico, explica esta semana en el portal en internet Science-Based Medicine que los dos nuevos estudios liderados por Carlo Leifert son bastante cuestionables.

Por una parte, Novella destaca que las diferencias observadas en la calidad de la leche no pueden ser atribuidas a la producción ecológica sino simplemente a que algunas de las vacas se alimentaron básicamente de hierba mientras que el resto fue alimentaba con piensos. En cualquier caso, afirma Steven Novella, las diferencias entre comer carne o beber leche de producción ecológicas serían insignificantes si se tienen en cuenta las cantidades de estos productos que ingiere un consumidor medio.

Finalmente, Novella cuestiona la validez de estudios de revisión de otros estudios (meta-análisis) -como el presentado por el equipo de Leifert- porque se basan en una selección sesgada de estudios, en la que se comparan datos de diferente calidad y alcance. Los autores de este tipo de estudios podrían haber elegido para su análisis sólo los estudios que muestran datos favorables a sus tesis, parece indicar el artículo escéptico de Steven Novella.

Artículos científicos de referencia:

Higher PUFA and omega-3 PUFA, CLA, a-tocopherol and iron, but lower iodine and selenium concentrations in organic bovine milk: A systematic literature review and meta- and redundancy analysis. Carlo Leifert et al. British Journal of Nutrition.

Composition differences between organic and conventional meat; a systematic literature review and meta-analysis. Carlo Leifert et al. British Journal of Nutrition.