Leche entera y sus derivados: su relación con enfermedades cardiovasculares

noticiassal1130_torresDiferentes instituciones de salud alrededor del mundo recomiendan sólo el consumo de productos lácteos bajos ó libres de grasa debido al “alto contenido” de grasa saturada en los productos lácteos sin desgrasar.

Se ha creído por alrededor de más cuatro décadas, que el consumo de grasa saturada aumenta el riesgo cardiovascular debido a que incrementa el colesterol en las lipoproteinas de baja densidad (LDL-colesterol), responsable de bloquear las arterias. Sin embargo, avances en la investigación y entendimiento del metabolismo del colesterol y su relación con enfermedades del corazón, indican que éste es mucho más complejo de lo que se creía, y que existen otros factores de riesgo que juegan tambien un papel importante, y por lo tanto, enfocándose en un sólo factor no es suficiente para explicar el riesgo cardiovascular global.

Además, es importante resaltar que la grasa saturada no es un solo compuesto. Por el contrario, comprende toda una amplia diversidad de ácidos grasos que pueden inducir diferentes efectos metabólicos y por consiguiente, pueden afectar de manera diferente la salud humana. Es así que, reciente evidencia científica proveniente de estudios observacionales han puesto en entre dicho la asociación entre el consumo de grasa saturada y las enfermedades del corazón, cuestionando de esta manera, la recomendación de reducir el consumo de grasa saturada y por lo tanto el de limitar el consumo de lácteos “altos en grasa”.

Particularmente hablando de la grasa saturada de la leche, ésta se forma por clases diferentes de ácidos grasos saturados. Evidencia científica creciente, indica que ciertos ácidos grasos saturados que se encuentran principalemente en los productos lácteos, han sido asociados con efectos benéficos para la salud humana. Por ejemplo y paradójicamente, con menor riesgo de enfermedades del corazón.

Aunque la evidencia científica se sigue acumulando, es claro que se necesita de más investigación donde se continue demostrando que el consumo de productos lácteos “altos en grasa” más que representar un riesgo a la salud del corazón representan una fuente muy rica de nutrientes -incluyendo la grasa- que pueden formar parte de una dieta saludable bien balanceada.

Autor: Moises Torres Gonzalez
Director de Nutrition Research.
National Dary Council.