Leche, un gran alimento con calcio y vitamina D

Uno de los alimentos más apropiados para la buena salud de los huesos es la leche, gracias a su composición de calcio y vitamina D.

Cute kid drinking milk in room

La vitamina D es uno de los micronutrientes esenciales en la salud de las personas. En los últimos meses, su importancia se multiplicado exponencialmente, debido a la asociación de esta molécula con la incidencia del Covid-19 en los pacientes.

Ante las noticias que vinculan la vitamina D con el Covid-19, algunas personas se preguntan como elevar los niveles de esta vitamina en el organismo. En este sentido, la mejor forma de incorporarla es mediante el consumo de alimentos en cuya composición encontremos este micronutriente.

Además, la piel del ser humano tiene la peculiaridad de fabricar vitamina D en contacto directo con los rayos ultravioletas del sol. La exposición a los rayos de sol de forma equilibrada puede ayudarnos a aumentar los niveles de esta molécula.

Por último, una vía importante para adquirir vitamina D son los suplementos vitamínicos. No obstante, solamente es recomendable acudir a ello en situaciones de verdadera necesidad y hacerlo siempre bajo supervisión de un especialista.

Productos lácteos, idóneos para una dieta equilibrada

Aunque quizás lo desconozcas, existen productos básicos que consumimos en nuestro día a día que aportan una importante cantidad de vitamina D. Hablamos de la leche y sus derivados, como algunos tipos de yogur o diferentes modalidades de queso.

La leche es un alimento que contiene importantes cantidades de calcio y vitamina D, dos elementos esenciales en la salud de los huesos. Por cada 100 gramos de alimento, la leche contiene 125 gramos de calcio. En el caso de la vitamina D, la leche pierde propiedades de este micronutriente al desnatar.

En cualquier caso, los productos lácteos son muy recomendados en cualquier dieta variada y equilibrada. Son un tipo de alimentos que portan proteínas con alto valor energético, grasa, vitaminas liposolubles, calcio, fósforo e hidratos de carbono.

Vitamina D y los huesos

Numerosos expertos han constatado que fortificar la leche con vitamina A y vitamina D es beneficioso para la salud de los niños. Este tipo de leches con fortificados ayuda a que los más pequeños no sufran déficit de vitamina D, el cual puede derivar en la aparición de enfermedades óseas como el raquitismo.

La falta de vitamina D puede manifestarse en las personas mediante huesos frágiles y débiles. Al igual que en los niños puede desarrollarse raquitismo, las personas adultas pueden sufrir de forma prematura enfermedades relacionadas con la salud de los huesos, como la osteoporosis u osteomalacia.

Si bien, este micronutriente también actúa en el aparato muscular del ser humano y contribuye a la correcta transmisión de mensajes desde el cerebro a las diferentes zonas del organismo. Tampoco hay que olvidar que la vitamina D es un micronutriente esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y contiene efectos positivos ante enfermedades de carácter respiratorio.

Así, los productos lácteos como la leche fortificada constituyen un alimento idóneo para las personas. Sus altas propiedades de calcio y su rico contenido en vitamina D se verá manifestado directamente en una buena salud ósea, tanto en niños como adultos.

Otros alimentos con vitamina D

Además de los productos lácteos, la vitamina D es un micronutriente que podemos encontrar de forma natural en una importante variedad de alimentos. Eso sí, al tratarse de una molécula que se aleja en las zonas grasas de los alimentos escasea en frutas y verduras. Una de las pocas frutas que contiene este micronutriente son los aguacates.

Así, también la podemos encontrar en los siguientes alimentos:

  • Pescados grasos. Entre ellos destaca el atún, el salmón y la caballa.
  • El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo.
  • Ciertas variedades de hongos.
  • También se suelen agregar fortificados de esta vitamina a algunas marcas de cereales, jugos de naranja o yogures.