Los lácteos aportan proteínas de alto valor biológico