Los lácteos ayudan al adecuado crecimiento de los niños