Los lácteos son fundamentales para la mamá y el bebé durante el embarazo.