Niños chilenos y consumo de lácteos: Dos de cada cinco no toma la dosis diaria recomendada

¿Cuánto deben consumir y en qué forma? ¿Es lo mismo comer queso o yogur que tomar leche líquida? Entérate de todo en esta nota.

El consumo de leche ayuda a prevenir la osteoporosis, a que los niños desarrollen huesos fuertes y con buena fijación, incluso al crecimiento.

Entonces, ¿por qué solamente 2 de cada 5 niños chilenos consume la dosis recomendada de lácteos diaria?

Estas cifras fueron reveladas por el Primer Estudio de Hábitos de Consumo de Lácteos en Niños realizado en conjunto por la municipalidad de Estación Central, el departamento de Nutrición de la Universidad de Chile y Consorcio Lechero.

Si bien más del 98% de los niños encuestados declaró tomar leche o lácteos todos los días, una gran mayoría ingiere menos de las tres porciones diarias recomendadas.

Huesos menos fuertes

En conversación con 24Horas.cl la pediatra y gastroenteróloga del Instituto de Nutrición y Tecnologías de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, Sylvia Cruchet, afirma que “un niño que no consume tres porciones de leche al día no va a tener suficiente calcio a disposición para absorber” y eso puede manifestarse más adelante en su vida.

“A la larga va a tener huesos menos fuertes, menos fijación de los huesos, puede tener osteoporosis”, advierte Cruchet, agregando que si no se tiene un buen aporte de proteínas o vitaminas eso también puede incidir en el crecimiento y en el correcto desarrollo de la musculatura.

“No hay ningún alimento que reemplace la leche en términos de calcio, en términos de zinc”, asevera la pediatra, indicando que un niño que no consume lácteos puede tener “muchos daños a la salud si no está controlado por un médico que sepa de nutrición”.

¿Leche, queso o yogur?
El estudio de consumo de lácteos concluyó que los niños chilenos consumen lácteos primordialmente en forma de yogur, leche y quesos. Respecto a cómo se ingieren los lácteos, la doctora Cruchet aclara que estos tres formatos son básicamente equivalentes.

“La principal diferencia que hace es que los derivados lácteos como algunos yogur o leches cultivadas contienen azúcar y eso no debiera ser consumido por niños”, plantea la especialista.

En cuanto al consumo de leche, la gastroenteróloga indica que la leche en polvo es igual de nutritiva que la líquida, aunque hace una precisión: “Lo importante es que si es leche en polvo esté bien diluida: que no tenga más agua o menos agua de lo que debiera”.

En cuanto a los niños que plantean “sentirse mal” tras el consumo de leche, la doctora recordó que en nuestro país cerca del 50% de las personas está predispuesta a tener intolerancia a la lactosa.

En caso de sospechar que un niño tiene dicha condición, la recomendación de la pediatra es “ir a un especialista o cambiarle la leche por leche sin lactosa y luego ir al especialista para confirmar el diagnóstico”.

Datos
Estudio realizado por la municipalidad de Estación Central, el departamento de Nutrición de la Universidad de Chile y Consorcio Lechero. La encuesta abarcó alumnos de quinto año de enseñanza básica en nueve colegios municipales de la comuna de Estación Central.

Fuente: 24 Horas, Chile, 29-10-2018