¿Puedes consumir queso si tienes diabetes?

Para las personas con diabetes, el consumo de algunos alimentos tiene que estar bien regulado. Aquí te contamos algunos consejos prácticos, toma nota.

Algunos de los mitos sobre nutrición más arraigados entre los diabéticos están relacionados con los productos lácteos. Se deben a su influencia sobre el colesterol, el aumento de peso y otras complicaciones de la diabetes. En general los lácteos son sanos, pero todos deben consumirse con la guía y el aval del equipo médico que atiende tu salud. Sin embargo hay algunos que no pueden quedar fuera de la dieta. A continuación, la guía más completa de tu consumo de leche, yogur y queso si tienes diabetes.

Los lácteos y la diabetes

Según la Federación Española de Diabetes, el consumo de lácteos en la dieta en forma habitual podría reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 y otros problemas metabólicos a la vez que mejora la dieta de las personas diabéticas. Aportan proteínas, vitaminas y minerales, y los que tienen bajo contenido en grasas permiten incorporar los nutrientes sin aumentar la cantidad de calorías.

La incorporación de lácteos a la dieta ayuda a prevenir la osteoporosis, y los ácidos grasos presentes en la leche y sus derivados ayudan a mejorar la acción de la insulina y hacen descender los niveles de glucosa en la sangre.

La leche es un alimento con bajo índice glucémico, por lo que las personas con diabetes tipo 1 deben tener en cuenta el conteo de hidratos de carbono. En general se recomienda a las personas con diabetes consumir lácteos descremados, pero además el queso si tienes diabetes debe ser bajo en sodio.

Recomendaciones de tipos de queso si tienes diabetes

Si te hayas en situación de diabetes y en tu dieta están los lácteos, sigue estos consejos:

  • Aportan la misma cantidad de calcio que los enteros. Son los más aconsejados para las personas con diabetes.
  • Tiene muy poca grasa y puede incluirse libremente en la dieta. Por ejemplo, una pizza puede llevar 100 gramos de queso tipo mozzarella.
  • Blandos y untables. Se debe elegir la versión baja en calorías, con un porcentaje de grasas menor al 5%. Sin embargo se debe limitar el consumo si aparecen complicaciones intestinales.
  • Fresco o tipo de Burgos. Uno de los quesos más populares, puede comerse natural o utilizarse en preparaciones como la tarta de queso.
  • Rulo de cabra. Un queso muy utilizado por su textura y sabor en ensaladas, gratinado o caramelizado. Tiene alto contenido en grasa por lo que se debe limitar su consumo o combinar con otros quesos.
  • Port Salut. Siempre consumiendo la versión baja en grasas, favorece el descenso de peso y la baja del colesterol.
  • Amarillos o maduros. Limitar su consumo ya que tienen un alto contenido en sodio lo cual puede afectar la tensión arterial y causar problemas intestinales como constipación. Si se consumen, preferir los de bajo contenido graso.
  • Son quesos de tipo azul. Se deben consumir en forma muy limitada por su alto contenido en sal y grasas.

Cómo incorporar el queso a tu dieta

La alimentación es uno de los pilares en el tratamiento de la diabetes. En las personas con diabetes, la terapia nutricional tiene tres objetivos:

  • Alcanzar y mantener las metas de peso corporal.
  • Alcanzar los objetivos de glucemia, presión y grasas personalizados.
  • Retrasar o prevenir las complicaciones de la diabetes.

El plan de alimentación debe ser personalizado, por lo que los alimentos y cantidades a consumir serán los que indique tu nutricionista. En la práctica, hay algunas pautas generales que se pueden seguir para incorporar a la dieta leche, yogur y queso si tienes diabetes.

Una de las claves es el tamaño de la porción. De esta manera puedes consumir distintos tipos de quesos. La cantidad recomendada es de30 a 40 gramos por día.  Las personas con hipertensión arterial pueden incluir una porción de queso común de vez en cuando, y en forma diaria las versiones descremadas y bajas en sodio.

La combinación de los alimentos es importante. El queso tiene un índice glucémico bajo, por lo tanto se debe tener en cuenta con qué alimentos se combina. Lo mejor es utilizar el queso para dar sabor a las preparaciones y no como alimento principal. Elige quesos saludables, bajos en grasas y sodio, combinados con alimentos ricos en fibra.

Preparaciones sabrosas con queso si tienes diabetes

Entre los problemas para lograr la adherencia a la dieta en las personas con diabetes, está el hecho de que la sola mención de la palabra “dieta” provoca rechazo. Por eso es importante que el plan de alimentación  al mismo tiempo de facilitar los objetivos planteados, sea atractivo a los sentidos.

En este sentido el queso es un gran aliado ya que proporciona textura, sabor y nutrientes. Analiza estas sugerencias:

  • Sustituye la nata por queso fresco batido, queso crema o ricota descremada.
  • Prepara un postre combinando capas de frutas y queso blanco.
  • Añade queso batido y claras de huevo montadas a un puré de frutas para obtener una mousse liviana.
  • Agrega queso port salut bajo en grasas rallado a preparaciones con vegetales.

Ahora ya sabes cómo consumir queso si tienes diabetes. ¡Comparte tus recetas!

Fuente: okdiario.com 30/01/2021