¿Qué importancia tiene la leche en la alimentación?

Nuestra dieta se conforma de muchos alimentos y cada uno de ellos tiene roles diferentes, y particularmente la naturaleza nos diseñó dos alimentos exclusivos para alimentar a otro ser vivo, como lo son el huevo y la leche. En este apartado, de la experiencia de un experto en el tema, te brindamos información sobre las propiedades nutritivas de la leche y de qué manera podemos aprovecharlas para gozar de una excelente salud.

En términos nutricionales, el gerente de Nutrición Lala, Daniel Guerrero, explica que la leche es una de las mejores fuentes de calcio que podemos obtener a través de nuestras meriendas cotidianas, pues expresa que un vaso de leche nos va a aportar aproximadamente un 34 por ciento del valor diario recomendado para adultos y niños. En concreto, tres vasos diarios de leche nos aportarán 800 miligramos de calcio. Por su alto contenido de calcio, la leche favorece la formación de hueso y ayuda a prevenir la osteoporosis, además se ha comprobado que el consumo de leche ayuda a bajar los niveles de ácido úrico.

El experto sostiene que si comparáramos esta cantidad de calcio con otro tipo de alimentos, eso implicaría que tendríamos que comer por ejemplo unos 11 huevos para obtener esa cantidad de calcio o consumir cinco tazas de brócoli cocido. Ahora bien, Guerrero menciona que diferentes gobiernos en el mundo han pedido a la industria lechera que se fortifique la leche con vitamina D, para que el calcio pueda absorberse de la mejor manera. Así también, otro punto muy relevante es que la leche en su composición nos aporta proteína, y esta se mide en función de lo que en nutrición se le conoce como “calidad biológica”.

Consumo de leche

Entonces, ¿qué medida podemos consumir de leche al día? De acuerdo con el experto, existen diferentes recomendaciones de consumo, pero el común denominador tiende a ir entre dos a tres porciones diarias de lácteos. Por ejemplo, el yogur y el queso se elaboran a base de leche y sus beneficios en términos nutrimentales (proteína y de calcio) se confieren, entonces podrían considerarse dos vasos de leche, una porción de yogur y una tajada de queso.

Guerrero destaca también que las leches pueden variar en términos de contenido de grasa (calorías-porcentajes), pero que sus proteínas, minerales (potasio, fósforo, calcio, selenio) y vitaminas (D, B2, B5 y B12), se conservan en su alimentación nutritiva.

Proteínas

Los aminoácidos esenciales, que son aquellos que nuestro cuerpo no puede producir, son generados por las proteínas y una forma de obtenerlos es a través de la ingesta de leche. Como beneficios, los aminoácidos ayudan a impulsar el crecimiento y el desarrollo en los niños, y en los adultos; actúan manteniendo la firmeza de la masa muscular a lo largo de los años, que es algo así como acudir al gimnasio para reafirmar nuestro cuerpo, ya que las actividades diarias desgastan los músculos y los aminoácidos esenciales se encargan de repararlo.

“La leche se pide que esté fortificada con vitamina A, hierro y ácido fólico, que son nutrientes que son deficientes en la población centroamericana. Estos ayudan a coadyuvar el sano desarrollo de los niños, pero también a mantener una buena salud en la edad adulta”, manifiesta Guerrero.

Uno de los grupos de alimentos que debemos tomar en cuenta a la hora de plantearnos bajar de peso son los lácteos que poseen proteínas, vitaminas y minerales que nos permiten tener un buen funcionamiento de nuestro organismo.

Estudios han demostrado que el consumo de los lácteos se asocia con un menor riesgo de padecer obesidad o sobrepeso.

Además, la vitamina D, una de las vitaminas adicionadas a la leche está directamente relacionada con la pérdida de peso. Según estudios científicos, las personas que tienen niveles más altos de vitamina D en su cuerpo, tendrán más probabilidades de mantener un peso corporal adecuado.

“En productos lácteos como la leche y los yogures encontramos una variedad de presentaciones, como los light o bajos en grasa, que mantienen las mismas vitaminas, minerales y proteínas, pero menor aporte de grasa y de calorías, con ello nos ayudan con nuestros objetivos de perder peso o mantener nuestro peso ideal. Además, las proteínas nos ayudan a mantenernos satisfechos por más tiempo y el calcio a absorber una menor cantidad de grasas”, comentó Daniel Guerrero.

Es importante recordar que antes de iniciar cualquier dieta debemos visitar a un nutricionista para que nos indique cuáles son las necesidades de nuestro organismo, cuál es el mejor plan de alimentación que debemos seguir y mantener una rutina de ejercicios de al menos 30 minutos diario.

Fuente: El nuevo diario, Nicaragua. 16-2-2017