Vacas, leche y metano

Se estima que el 15% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero se deben a los rumiantes.

Dicen que superarían las emisiones causadas por el transporte. El ganado libera metano a través de los microorganismos que participan en el proceso de digestión, así como el óxido nitroso a través de la descomposición del estiércol. En particular, se calcula que, en promedio, una vaca libera de 200 a 300 litros de metano en un día. Por lo tanto, de manera precipitada, también se podría concluir que la producción de leche es un problema para el medio ambiente.

Mayor eficiencia en el procesamiento de alimentos

Pero si examinamos los datos de una manera menos superficial, la perspectiva cambia. Tomando los Estados Unidos como ejemplo, en 1950 había 22 millones de vacas, con una producción promedio por vaca de 2.200 litros de leche por año. Hoy el rebaño ha caído a 9 millones de vacas lecheras, con una producción anual promedio de 9.800 litros por cabeza. Esto equivale a un 79% más de producción con un 59% menos de vacas, lo que significa una mejor eficiencia en el procesamiento de alimentos y una consecuente menor pérdida de metano en la atmósfera.

Además de la selección genética, para la cual existen perspectivas considerables con la genómica, esto también ha resultado de la mejora de las condiciones de salud y el bienestar animal. El factor de mejora esencial es, en general, el uso de nuevas tecnologías para el manejo del ganado, incluidos los digestores.

Ante aquellos que señalan con el dedo a la cría de animales por los efectos sobre el cambio climático, por lo tanto, es esencial subrayar el progreso de la producción lechera para reducir el impacto ambiental. Este camino debe continuarse y mejorarse, con el objetivo constante de producir más y mejor, es decir, con menos pérdidas.

Fuente: On24, Argentina. 09-02-2020