Zopilotillo, un postre tico de antaño

– Primer premio –

Ganadores-receta-1-webTe presentamos este postre típico de Costa Rica, ganador del Concurso de recetas América Latina cocina con lácteos, el zopilotillo.

Estos son los ingredientes y el modo de preparación que Patricia Sedó, la ganadora del Concurso, nos envía.

 

Ingredientes para 8 porciones:
  • 2 tazas de leche agria
  • 1 ½ taza de miel de tapa (panela)
  • 3 astillas de canela
  • 3 clavos de olor
Preparación
  1. En una olla se coloca la leche y se calienta hasta que se separe el suero.
  2. Con ayuda de una cuchara o un colador se elimina parte o la totalidad del suero, lo cual se determina si se desea más o menos sólida la miel.
  3. Se agrega el dulce, la canela y el clavo de olor y se continúa cocinando hasta lograr mayor concentración del dulce y un color ligeramente oscuro y textura borrosa.

Patricia nos cuenta un poco más sobre la historia de esta receta

Antiguamente, era común el hervido de la leche en la mañana y en la tarde, como método de conservación ante la ausencia de refrigeración. En la casa se disponía de una olla (“la olla de la leche”) especial para almacenar el preciado líquido blanco.

En la tranquera se ordeñaba la vaca, y la leche se transportaba en el balde utilizado en el ordeño, o en un recipiente tradicional llamado “lechera”. Luego, la leche se vertía en la olla y se procedía a hervirla.

En ocasiones, dado el clima o un inadecuado manejo hacía que se iniciara el proceso de fermentación, con lo cual aunque no se percibieran cambios sensoriales, al calentar la leche se notaba un cambio en la textura, a lo que popularmente la gente llamaba “leche cortada”.

Para no perder el producto, la señora encargada de la cocina decidía preparar el llamado “zopilotillo”.

Así, procedía a eliminar parte del suero, y luego agregaba dulce de tapa (panela o miel de caña), canela y clavo de olor, y continuaba cocinando la leche agria hasta evaporar gran parte de líquido, y obtenía un dulce con ligero color dorado, cremoso y granuloso. Un sabor especial que combinaba la leve acidez de la leche, el dulzor de la miel y el aroma de la canela y el clavo de olor.

Este era un postre muy apetecido por los pequeños de la casa, y mis recuerdos de infancia me remiten a este dulce platillo, cuando mi abuela lo elaboraba en la década de 1970 en Puriscal.

Conoce más sobre la devolución del jurado.